Saltar al contenido

AGORAFOBIA ¿QUE ES?

enero 7, 2020
agorafobia

La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que la persona tiene miedo a los lugares o a las situaciones que podrían causarle pánico y hacerlo sentir atrapado, indefenso o avergonzado, por lo que evita este tipo de lugares o situaciones.

Le teme a una situación real o anticipada, como usar el trasporte público, estar en espacios abiertos o cerrados, hacer filas o estar en una multitud.

Puede darse en el contexto de un trastorno de angustia y sin historia previa de angustia. La característica esencial es la aparición de ansiedad intensa al encontrarse en lugares o situaciones donde puede resultar difícil o embarazoso escapar o –si se da la angustia- puede ser vergonzante y/o no disponerse de ayuda. Esto lleva a comportamientos de evitación de todo lo que “huela” a alejarse de casa o la ciudad y/o mezclarse con mucha gente, lo que genera invalidez… aunque no es raro que puedan afrontarlo en compañía de un ser querido de
apoyo.

Las personas con agorafobia tienen dificultad para sentirse seguras en un lugar público, especialmente donde se reúnen multitudes. Es posible que sienta la necesidad de tener un acompañante, como un pariente o amigo, para que vaya consigo a lugares públicos. El miedo puede ser tan abrumador que es probable que sienta que no pueda salir de tu casa.

¿Por qué se produce la agorafobia?

La ansiedad se produce a raíz del miedo a que no haya medios de escape o ayuda accesibles si se intensifica la ansiedad. La mayoría de las personas que sufren agorafobia la padecen después de tener uno o más ataques de pánico, lo que los hace preocuparse por volver a tener un ataque, así que evitan los lugares donde puede volver a suceder.

El tratamiento de la agorafobia puede resultar desafiante porque, por lo general, implica la confrontación de los miedos. Sin embargo, con psicoterapia y medicamentos, puedes escapar de la trampa de la agorafobia y disfrutar más de la vida.

Síntomas de la agorafobia


Los síntomas típicos de la agorafobia comprenden el miedo a:


– salir de casa solo.
– multitudes o esperar en una fila.
– espacios cerrados, como cines, ascensores o tiendas pequeñas.
– espacios abiertos, como estacionamientos, puentes o trenes.
– usar el transporte público, como autobuses, aviones o trenes.

Estas situaciones causan ansiedad porque la persona que la padece no puede escapar o encontrar ayuda si comienza a sentir pánico o a tener otros síntomas incapacitantes o avergonzantes.

Otros datos de la agorafobia


a. El miedo o la ansiedad casi siempre derivan de la exposición a la situación.
b. El miedo o la ansiedad son desproporcionados con respecto al peligro real de la situación.
c. Evitas la situación, necesitas una persona que vaya contigo o soportas la situación, pero estás extremadamente angustiado.
d. Tienes problemas o angustia significativos, o problemas con las situaciones sociales, el trabajo u otras áreas de la vida a causa del temor, la ansiedad o la evasión.
e. En general, la evasión y la fobia perduran 6 meses o más.

Trastornos de pánico y agorafobia

Algunas personas tienen trastornos de pánico además de agorafobia. Los trastornos de pánico son un tipo de trastorno de ansiedad en los que se sufren ataques repentinos de temor extremo, que alcanzan su punto máximo en unos minutos y desencadenan síntomas físicos intensos (ataques de pánico). Puedes sentir que estás perdiendo el control por completo y que estás teniendo un ataque cardíaco o, incluso, muriendo.

El temor de tener otro ataque de pánico puede llevarte a evitar situaciones similares o el lugar donde te ocurrió en un intento por evitar futuros episodios.

Los signos y síntomas de un ataque de pánico pueden comprender:

– Frecuencia cardíaca acelerada.
– Problemas para respirar o sensación de ahogo.
– Dolor o presión en el pecho.
– Aturdimiento o mareos.
– Sensación de inestabilidad, entumecimiento u hormigueo.
– Sudoración excesiva.
– Enrojecimiento o escalofríos repentinos.
– Malestar estomacal o diarrea.
– Sensación de pérdida de control.
– Miedo a morir.

Causas de la agorafobia

La biología (incluso las enfermedades y la genética), el temperamento, el estrés ambiental y las experiencias de aprendizaje pueden ser factores que influyan para que se manifieste la agorafobia.

Comienzo de la agorafobia


La agorafobia puede comenzar en la niñez, pero suele manifestarse a finales de la adolescencia o a comienzos de la adultez; por lo general, antes de los 35 años, aunque también pueden padecerla adultos mayores. A las mujeres se les diagnostica agorafobia de manera un poco más frecuente que a los hombres.

Factores de riesgo


Los factores de riesgo de agorafobia pueden ser los siguientes:
-Tener trastorno de pánico u otras fobias.
– Responder a los ataques de pánico con miedo excesivo o evasión.
– Atravesar sucesos estresantes en la vida, tales como el maltrato, la muerte de un padre o un ataque.
– Tener un temperamento ansioso o nervioso.
– Tener un familiar consanguíneo con agorafobia.

Complicaciones

La agorafobia puede limitar en gran medida las actividades de la vida de la persona que la padece. Si la agorafobia es grave, es posible que ni siquiera pueda salir de su casa. Sin tratamiento, algunas personas permanecen en sus hogares por años. Es posible que no pueda visitar a su familia y amigos, ir al colegio o al trabajo, hacer los mandados o participar en otras actividades diarias normales. Incluso pueden volverse dependiente de la ayuda de otras personas.

La agorafobia también puede provocar o estar asociada a:
– depresión.
– abuso de drogas o alcohol.
– otros trastornos de salud mental, como otros trastornos de ansiedad o trastornos de la personalidad.

¿Se puede prevenir la agorafobia?

No existe una forma segura de evitar la agorafobia. Sin embargo, a la persona que padece de agorafobia, la ansiedad tiende a aumentarle en la medida en que evita situaciones a las que le teme. Si comienza a tener miedo de ir a lugares que son seguros, debe intentar practicar ir a esos lugares una y otra vez antes de que el miedo se vuelva abrumador.
Si es demasiado difícil hacerlo solo, lo ideal es que esa persona le pida ayuda a un familiar o a un amigo que vaya consigo, o buscar ayuda de un profesional.

Mayo Clinic

MAS ARTÍCULOS: