Saltar al contenido

DISTIMIA: TRASTORNO DISTIMICO

diciembre 31, 2019
distimia

La distimia es un tipo de trastorno afectivo o del estado de ánimo que a menudo se parece a una forma de depresión grave (clínica) menos severa, pero más crónica. Incluye síntomas crónicos (a largo plazo) que no incapacitan tanto, pero sin embargo interfieren con el funcionamiento y el bienestar de la persona.


Puede afectar o alterar radicalmente la alimentación, el sueño y la manera de pensar, pero no es lo mismo que sentir tristeza o estar decaído, ni tampoco es indicio de debilidad personal ni constituye un estado que pueda disiparse o modificarse a voluntad.

Las personas que sufren una enfermedad depresiva no pueden simplemente “recobrar el ánimo” y reponerse.

A menudo es necesario el tratamiento que, a veces, es incluso decisivo para la recuperación -debido a la naturaleza crónica del trastorno-.

Criterio de diagnóstico


Se debe exhibir un estado de ánimo deprimido durante al menos dos años (un año en los niños y adolescentes), junto con por lo menos otros dos síntomas de depresión.
a. Estado de ánimo crónicamente depresivo la mayor parte del día de la mayoría de los días, durante al menos 2 años. Nota: Niños y adolescentes pueden mostrarse irritables y la duración debe ser de al menos 1 año.
b. Mientras está deprimido, la presencia de dos (o más) de los siguientes síntomas:


(1) pérdida o aumento de apetito.
(2) insomnio o hipersomnia.
(3) falta de energía o fatiga.
(4) baja autoestima.
(5) dificultades para concentrarse o para tomar decisiones.
(6) sentimientos de desesperanza.


c. Durante el período de 2 años (1 año en niños y adolescentes) de la alteración, el sujeto no ha estado sin síntomas de los Criterios A y B durante más de 2 meses seguidos.
d. No ha habido ningún episodio depresivo mayor durante los primeros 2 años de la alteración (1 año para niños y adolescentes).
e. Nunca ha habido un episodio maníaco, mixto o hipomaníaco ni se cumplen criterios para el trastorno ciclotímico.
f. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico crónico.
g. Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o a enfermedad médica.
h. Los síntomas causan un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
➢ Especificar si es: inicio temprano (antes de los 21 años) o inicio tardío (a los 21 años o con posterioridad).

➢ Especificar (para los últimos 2 años del trastorno distímico): con síntomas atípicos.

¿A quién afecta la distimia?

distimia

La distimia se presenta en el 5-6% de la población general. Generalmente es más frecuente en mujeres menores a 64 años en comparación con los hombres de cualquier edad.

Factores de riesgo:

Por lo general, el trastorno depresivo persistente comienza temprano (en la niñez, la adolescencia o los primeros años de la adultez) y es crónico.

Ciertos factores parecen aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar el trastorno depresivo persistente, incluidos los siguientes:

  • Tener un familiar de primer grado que padezca un trastorno depresivo mayor u otros trastornos depresivos.
  • Atravesar situaciones traumáticas o estresantes, como la pérdida de un ser querido o problemas financieros.
  • Tener rasgos de personalidad que implican negatividad, como baja autoestima y ser demasiado dependiente, autocrítico o pesimista.
  • Tener antecedentes de otros trastornos de salud mental, como un trastorno de personalidad.

Prevención

No hay una manera que asegure evitar el trastorno depresivo persistente. Dado que comienza frecuentemente en la niñez o durante la adolescencia, identificar a los niños en riesgo de tener este trastorno puede ayudarlos a recibir tratamiento temprano.

  • Algunas de las estrategias que pueden ayudar a controlar los síntomas son las
    siguientes:
  • Tomar medidas para controlar el estrés, para aumentar tu resiliencia y para subir el autoestima.
  • Buscar ayuda de los familiares y amigos, especialmente en momentos de crisis, para que te ayuden en los momentos difíciles.
  • Buscar tratamiento ante el primer signo de un problema para ayudar a evitar que los síntomas empeoren.
  • Pensar en la posibilidad de obtener tratamiento de mantenimiento a largo plazo para ayudar a evitar una recaída de los síntomas.

Tratamiento de la distimia

El tratamiento específico de la distimia será determinado por el médico basándose en lo siguiente:

  • Edad, estado general de salud e historia médica. 
  • Qué tan avanzado está el trastorno. 
  • La tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias. 
  • Expectativas para la trayectoria del trastorno. 
  • Su opinión o preferencia.  El tratamiento puede incluir cualquiera de los siguientes elementos o una combinación de ellos:
  • Medicamentos antidepresivos (especialmente cuando se administran en combinación con la psicoterapia, resultan muy eficaces para el tratamiento de la depresión). 
  • Psicoterapia (en la mayoría de los casos, terapia cognitivo-conductual o interpersonal orientada a modificar la visión distorsionada que tiene el individuo de sí mismo y de su entorno, con énfasis en las relaciones complicadas y la identificación de los factore de estrés en el entorno para aprender a evitarlos). 
  • Terapia electroconvulsiva.

Pronostico

La distimia es una patología que dura años. Son pocas las personas que se recuperan completamente. Lo habitual es que el tratamiento, sin resolverlo completamente, mejore significativamente el cuadro clínico, precisando el mantenimiento de la terapia de modo crónico.

Texto de University of Virginia Health System
Texto de Mayo Clinic

MAS ARTÍCULOS: