Saltar al contenido

CANIBALISMO Y ANTROPOFAGIA

diciembre 31, 2019

Brevemente vamos a describir antropofagia y canibalismo:

La primera que deriva del griego anthrōpophagía, alude al acto de ingerir carne de un ser humano. La palabra canibalismo o caníbal, por su parte, proviene de la relación de Cristóbal Colón con el descubrimiento del Nuevo Mundo.

En concreto con su segundo viaje a las Antillas, en las islas de Guadalupe y Martinica, donde entraría en contacto con los “caniba” o “cariba”, que significaba “valeroso”.

Nos podríamos preguntar cuáles fueron los motivos que llevaron a la práctica de esta singular actividad documentada desde tiempos remotos. Algunos estudios basan su origen en la necesidad de supervivencia y otros están centrados más en un significado cultural. Sea cual sea el motivo, es una práctica no autorizada en la sociedad, por ser un atentado contra nuestra propia especie.

“EL CANIBALISMO EN LA HISTORIA”

canibalismo
Litografía S. XVIII. Indios brasileños prehispánicos preparando un banquete antropofágico – las faltas ortográficas pertenecen al texto original – :


“Muchas vezes salimos a tierra andando por sus moradas e pueblos que estavan a la costa, donde hallamos infinitos huesos de ombres e los cascos de las cabezas colgados por las casas a manera de vasijas para tener cosas (…).

Esta gente salta las otras islas, que traen las mugeres que pueden aver, en especial mozas y hermosas, las cuales tienen para su servicio e para tener por mancebas, e traen tantas que en cincuenta casas ellos no parecieron y de las cautivas se vinieron más de veinte mozas.

Dicen también estas mugeres que éstos usan de una crueldad que parece cosa increíble, que los hijos que en ellas han se los comen, que solamente crían los que han en sus mugeres naturales.

Los ombres que pueden aver, los que son vibos, llevánselos a sus casas para hazer canecería d´ellos y los que han muerto luego se los comen.

Dizen que la carne de ombre es tan buena que no ay tal cosa en el mundo, y bien parece, porque los huesos que en estas casas hallamos, todo lo que se puede roer todo lo tenían roído, que no avía en ellos sino lo que por su mucha dureza no se podía comer. Allí se halló una casa, cociendo en una olla, un pescuezo de un ombre.

Los mochachos que cautivan cortánlos el miembro e sírvense de ellos fasta que son ombres y después, cuando quieren fazer fiesta, mátanlos e cómenselos porque dizen que la carne de los mochachos e de las mugeres no es buena para comer.

D´estos mochachos se vinieron para nosotros huyendo tres, todos tres cortados sus miembros”.


Otro ejemplo de estas prácticas se puede encontrar en la narración Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales. Fray Pedro Simón:


“Hallaron en una calle una criatura española de hasta diez meses atravesada con tres lanzadas, en otras partes derramados sesos de criaturas que el barbarismo cogía de los pies y daba con ellos en los cimientos de las casas, en que hallaron arroyos de sangre de las mujeres que habían despedazado. Sobre las tapias estaban arrojadas las tripas por una parte, vientres por otra, por otra asadura, y en un asador estaban atravesados unos hígados y livianos [sic] de personas medio asadas, con tres bocados dados en ellas, que causaba horror mirarlos (Bolaños, 1995, p.81)”.

COSTUMBRE DE CONSUMIR CARNE HUMANA: CANIBALISMO PREHISTORICO

La historia más antigua de canibalismo de la que se tiene constancia, podría hallarse en la Sierra de Atapuerca, en la Gran Dolina, hace 800.000 años, en ella se encontraron restos de seis homínidos.

Son numerosos los relatos antiguos que nos muestran escenas similares en los que la ingesta de carne humana es algo habitual, unas veces tal y como creen los antropólogos su fin estaría en captar a través de la carne del enemigo sus mejores cualidades. otras veces estos sacrificios humanos estarían vinculados a los espíritus, a los ancestros, a las divinidades. También nos encontraríamos ante una práctica realizada en épocas límites de hambruna o realizada por el simple placer, como estimulante, a manos de auténticos sicópatas.

Tribus africanas, aztecas, guaraníes, mapuches…, en diferentes zonas del mundo y en diversos momentos históricos se ha podido observar y documentar esta actividad.

El explorador inglés James Cook en su viaje al Pacífico comprobó el hecho caníbal que ya hubiese sido descrito por los primeros navegantes europeos.

En las tribus de Nueva Guinea, cuando nacía un niño, uno de los parientes más cercanos decapitaba a un hombre de otra tribu le sacaba los sesos para posteriormente cocerlos y comérselos.

ISLAS FIDJI


En las islas de Fidji, y tal y como explica Frazer (1994) se trataba de una práctica habitual: “cuando se hace necesario cortar el pelo, se toman las medidas para aminorar el riesgo que supone concurre la operación. El jefe de Namosi siempre se comía a un hombre, por vía de precaución cuando tenía que cortarse el pelo”.

La historia más antigua de canibalismo de la que se tiene constancia podría hallarse en la Sierra de Atapuerca, en la Gran Dolina, hace 800.000 años, en ella se encontraron restos de seis homínidos.

Se trata de los huesos de dos niños, dos adolescentes y dos adultos, los cuales aparecen troceados, con marcas de descarnado y golpes producidos con utensilios de piedra. Se cree que con total seguridad se trataba de un acto caníbal, descartando el acto ritual, pensando que es muy probable que un grupo de homínidos cazara y diera muerte a otro grupo, que luego devoraron como una presa más.

GRANDES ASEDIOS Y HAMBRUNAS (CANIBALISMO COMO OPCiÓN)

No hubiese sido raro que, en las épocas de hambrunas o grandes asedios debidos a las guerras, la gente hubiese recurrido a estas prácticas de canibalismo como supervivencia.
Se han podido constatar estos hechos, por ejemplo, en Numancia, y hasta incluso en el tercer milenio a.C., al final del Imperio Antiguo, en Egipto.

“El sitio de Leningrado, 1941-1944” escrito por éste en el año 2008, durante el sitio de Leningrado, la falta de alimento creada por el impenetrable cerco alemán sufrido durante 872 días hizo que se diera un elevado número de casos de canibalismo.

Mil cuatrocientas personas fueron arrestadas por ello y trescientas ejecutadas por el Gobierno de Stalin.

Tal y como afirma el mismo autor del libro, Michael Jones, “Las cifras reales son sin duda mucho más altas.

Durante el peor periodo del asedio, a finales de enero del 42 y principios de febrero, distritos enteros de Leningrado fueron invadidos por caníbales”.

De manera similar en el “Holodomor” (hambruna) u “Holocausto Ucraniano”, fue la respuesta del dictador soviético Stalin a los ciudadanos ucranianos que rechazaban el dominio ruso y la colectivización de la tierra que quería imponer. Fue una hambruna inducida que llevo en última instancia a actos de antropofagia. El historiador británico Antony Beevor, se halló ante el hecho de que los japoneses practicaban canibalismo con sus prisioneros de guerra, llegando incluso a comerse a sus compatriotas muertos en combate. Tal y como explica él mismo

“No fueron casos aislados: existió un patrón similar en todas las guarniciones de China y el Pacífico que se quedaron sin suministros por la Marina estadounidense”.

Posiblemente debido a una estrategia de venganza por la falta de alimentos y armas provocadas por las acciones aliadas.

“Las autoridades aliadas, comprensiblemente, por temor al horror que esto podría causar en las familias de aquellos que murieron en campos de prisioneros, decidieron ocultar los hechos totalmente (…) Por ese motivo, el canibalismo no formó parte de los delitos juzgados en el Tribunal de Crímenes de Guerra de Tokio de 1946”.

ASESINOS EN SERIE CANIBALES


En la película “el silencio de los corderos” -1991-, hay una frase del japonés Issei Sagawa refiriéndose al asesinato y posterior consumo de Renée Hartevelt:

“cuando recuerdo cuán gentil era Renée, me pregunto porqué hice lo que hice, y mi sentimiento de amargura no cesa pero quería comerla. Eso no significa que quería matarla, pero me di cuenta de que si quería comerla, tenía que matarla”.

Muchos de los más famosos asesinos en serie, cuentan entre sus atrocidades con la práctica de actos caníbales. Algunos ejemplos de criminales que de formas diversas llegaron a devorar parte o completamente a su víctima fueron:

EJEMPLOS DE CRIMINALES (CANIBALISMO A FLOR DE PIEL)
  • Jeffrey Dahmer, “el caníbal de Milwaukee”; confesó haber abusado sexualmente, matado y descuartizado a diecisiete hombres. Además, reconoció haber realizado diversas prácticas caníbales y necrófilas con los cuerpos.
el caníbal de Milwaukee canibalismo
  • Chikatilo, “el carnicero de Rostov”. Había nacido una pequeña aldea de la actual Ucrania. Eran tiempos de pobreza y hambruna, cientos de personas morían diariamente y las calles estaban inundadas de cadáveres amontonados; muchos de ellos habían sido descuartizados y servían de alimento para sus propios congéneres. Andrei y su hermana habían tenido que escuchar de boca de su madre, como su hermano mayor, Stepan, había sido secuestrado y utilizado para tal fin. Años después el haría lo propio con sus víctimas, amputándoles hasta con su propia boca partes del cuerpo.
el carnicero de Rostov canibalismo
  • José Luis Calva Zepeda, “el caníbal de la Guerrero”, poeta mexicano que mató a dos de sus parejas, estrangulándolas y descuartizándolas posteriormente. Cuando fue detenido se encontraron en su casa restos humanos cocinados pertenecientes a su pareja y se supuso que había ingerido esta carne, pero tras realizar las pruebas necesarias este hecho nunca se pudo demostrar.
el caníbal de la Guerrero canibalismo
  • Ed Gein. De la necrofilia pasó a la necrofagia, comiéndose buena parte de los cuerpos que iba robando de sus tumbas en el cementerio de Plainfield en Wisconsin; siempre mujeres y a ser posible que mostraran algún parecido físico con su madre. Aunque nunca reconoció cometer estos actos, al igual que nunca admitiría sus asesinatos.
Ed Gein canibalismo
  • Armin Meiwes, “el caníbal de Rotemburgo”. Este alemán publicó en internet un anuncio en el que solicitaba a alguien que quisiera ser asesinado y comido. Bernd Jürgen Armando Brandes, un ingeniero de Berlín accedió a ello. Primero le cortó el pene, que intentaron comerse entre los dos. Después descuartizó su carne y la guardó en el congelador para comérsela en días posteriores.
el caníbal de Rotemburgo
MAS CRIMINALES EN LA HISTORIA
  • Nicolas Cocaign, “el caníbal de Rouen»”, mató a Thierry Baudry, su compañero de celda acuchillándole con unas tijeras, después lo asfixió con una bolsa. Tras matarle abrió su abdomen, le quitó una costilla y se comió parte de su pulmón.
el caníbal de Rouen
  • Albert Fish, “el vampiro de Brooklyn”. Declaró haber abusado sexualmente de más de cien niños y fue sospechoso de más de cinco asesinatos. Una de esas víctimas fue una niña de diez años a la que le cortó la cabeza y partió su cuerpo en dos. Tardó nueve días en comérsela.
el vampiro de Brooklyn
  • Anthony Morley. Chef británico que apuñaló a su novio y le cortó la garganta. Tras el suceso, cocinó su muslo con hierbas frescas y aceite de oliva y se comió esta parte de la pierna.
Anthony Morley
  • Karl Denke, “el caníbal de Ziebice”. Polaco nacido en 1870, creían de él que era un hombre devoto, pacífico, un ser caritativo que daba limosna y ofrecía hospedaje a vagabundos. Nadie sabía el monstruo que realmente era: un demonio implacable, que descuartizaba a sus víctimas para comer y vender su carne.
el caníbal de Ziebice
  • Joachim Kroll. Asesino alemán que solía matar y violar a sus víctimas (casi siempre mujeres) y luego se llevaba partes de sus cuerpos para comérselas en su domicilio. Actuó sin parar durante 21 años.
Joachim Kroll
  • Dorancel Vargas, “el Comegente”. Dorancel Vargas se considera el primer asesino en serie de Venezuela, este demente caníbal se estima que pudo asesinar al menos a cuarenta víctimas. Pero con la muerte no acababa todo: las cocinaba y se las comía, incluso invitando a otras personas a degustar su carne.
el Comegente

CONCLUSION

Lo cierto es que se ha repetido a lo largo de la historia y se ha dado en todas las zonas del planeta. Las narraciones caníbales siempre han tenido un cierto atractivo derivado del morbo de algo tabú.


¿Cuál es el motivo para llevar a personas a ingerir a sus propios congéneres? Algunos estudios basan su origen en la necesidad de supervivencia y otros están centrado más en un significado cultural; en lo que respecta a los asesinos, este tipo de conducta podría deberse a diferentes motivaciones, en algunos casos, basadas en el placer que les pueda causar cometer este daño, o por el placer que genera la ingesta de sus víctimas, pero siempre alejadas de una necesidad de supervivencia o de una práctica cultural.

Lo cierto es que se ha repetido a lo largo de la historia y se ha dado en todas las zonas del planeta. Las narraciones de canibalismo siempre han tenido un cierto atractivo derivado del morbo de algo tabú.

Aun así, sea cual sea el motivo, el canibalismo es una práctica no autorizada en la sociedad, obviamente por ser un atentado contra nuestra propia especie, y aunque ya hallamos evolucionado desde esas tribus primitivas que cometían la antropofagia, se siguen dando casos puntuales que no dejan de sorprender.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

MAS ARTÍCULOS: